Las colinas – Joseph Brodsky

Juntos amaron
sentarse en la ladera de una colina.
Desde allí pudieron ver
Iglesia, jardines, cárcel.
Desde allí vieron
estanque cubierto.
Tirando sandalias en la arena,
se sentaron juntos.

Puso sus brazos alrededor de sus rodillas,
miraron las nubes.
Abajo en el cine lisiado
esperando el camión.
Brillaba en la pendiente del banco
cerca de los arbustos de ladrillo.
Sobre la aguja rosada del banco
cuervo rizado, gritos.

Los coches circulaban por el centro
a la casa de baños en tres puentes.
La campana estaba tintineando en la iglesia:
el electricista se casó allí.
Y aquí en la colina estaba tranquilo,
el viento los refresco.
Ni un silbido, ни крика.
Solo zumbaba el mosquito.

La hierba fue pisoteada allí,
donde siempre se sentaban.
Manchas negras por todas partes
dejó su comida.
Las vacas son siempre este lugar
limpiado con su lengua.
Todos lo sabían,
pero ellos no sabían de.

Colillas de cigarro, pico y tenedor
estaban cubiertos de arena.
Ennegrecida en la distancia la botella,
tirado del pie.
Escuchando apenas mugir,
bajaron a los arbustos
y disperso en silencio -
mientras nos sentamos allí.

_________

Bajaron por diferentes pendientes,
pasó a dar un paso de lado.
Los arbustos frente a ellos se cerraron
y se separó de nuevo.
Las botas resbalaron en la hierba,
el agua brillaba entre las piedras.
Uno llegó al camino,
otro en el mismo momento del estanque.

Fue la noche de varias bodas
(parece, había dos).
Una docena de camisas y vestidos
se asomaba debajo en la hierba.
La puesta de sol ya estaba amainando
y atrajo las nubes hacia mi.
El vapor del suelo subió,
y la campana seguía sonando.

Uno, gruñidos, tropezar,
otro, Fumando un cigarrillo -
esa noche bajaron
en diferentes laderas.
Descenso por diferentes pendientes,
el espacio creció entre ellos.
Pero aterrador, simultáneamente
el aire sacudió su grito.

De repente, los arbustos se abrieron de golpe,
los arbustos se abrieron de repente.
Como si estuvieran despiertos,
y su sueño estaba lleno de tormento.
Los arbustos se abrieron con un aullido,
como si la tierra se abriera.
Antes de cada uno había dos,
hierro en mano moviendo.

Uno fue recibido con un hacha,
y la sangre corría por el reloj,
otro de un corazón roto
murió instantáneamente él mismo.
Los asesinos los arrastraron a la arboleda
(la sangre corría por sus manos)
y lo arrojó al estanque cubierto de maleza.
Y ahí se volvieron a encontrar.

_________

Todavía abriéndose camino hacia el tacto
a los asientos en la mesa de los novios,
y terrible noticia a la plaza
los pastores ya han traído.
El amanecer de la tarde brilló
manadas de nubes espesas.
Las vacas estaban en los arbustos
y lamió la sangre con avidez.

El electricista corría cuesta abajo
y su cuñado está detrás de él en los arbustos.
La novia de abajo está cabreada
estaba solo en flores.
anciana, cubierto con una manta,
torció la trenza frente a ella,
y siguió una boda borracha
corrió tras ellos a la colina.

Las ramas se agrietaban debajo de ellos,
se apresuraron, delirante.
Las vacas en los arbustos mugaban
y descendió rápidamente al estanque.
Y de repente todos vieron claramente
(el calor reinaba alrededor):
ennegrecido en lenteja de agua verde,
como una puerta a la oscuridad, agujero.

_________

Quien los levantará de ahí,
obtendrá del fondo del estanque?
Muerte, como agua sobre ellos,
tienen agua en el estómago.
La muerte ya está en cada palabra,
en el tallo, envuelto alrededor del poste.
Muerte en sangre lamida,
muerte en cada vaca.

Muerte en vano
(buscando ladrones).
De ahora en adelante será rojo
la leche de estas vacas.
En rojo, carruaje rojo
con rojo, caminos rojos,
en rojo, lata roja -
bebe rojo niños.

Muerte en voces y miradas.
El collar esta lleno de muerte. -
Entonces la ciudad les pagará:
la muerte es dura para ellos.
Necesito criarlos, levantaría.
Pero como vencer el anhelo:
si asesinato el día de la boda,
rojo para ser leche.

_________

La muerte no es un esqueleto de pesadilla
con una larga trenza en rocío.
La muerte es ese arbusto,
en el que todos estamos.
Este no es un grito fúnebre,
y tampoco un lazo negro.
La muerte es el grito de un cuervo,
negro - al banco rojo.

La muerte son todas las máquinas,
esto es una prisión y un jardín.
La muerte son todos los hombres,
sus corbatas cuelgan.
La muerte es vidrio en el baño,
en la iglesia, en casas - en una fila!
La muerte es todo, que pasa con nosotros -
porque ellos no verán.

La muerte es nuestra fuerza,
este es nuestro trabajo y sudor.
La muerte es nuestras venas,
nuestra alma y carne.
Ya no subiremos la colina,
hay luces en nuestras casas.
No somos nosotros los que no los vemos -
ellos no nos ven.

_________

rosas, geranio, jacintos,
peonías, lila, iris -
en su terrible ataúd de zinc -
rosas, geranio, narciso,
lirios, como si fuera de basma,
su olor es picante y salvaje,
levkoy, orquídeas, aster,
rosas y un manojo de claveles.

Por favor llévalos al Breg,
encomiéndalos al cielo.
Tíralos al río, en el río,
ella llevará al bosque.
A los canales de la selva negra,
a las casas del bosque oscuro,
a los bosques muertos,
en la distancia - a las colinas del Báltico.

_________

Las colinas son nuestra juventud,
la conducimos, sin saber.
Las colinas son cientos de calles,
las colinas son una multitud de acequias.
Las colinas son dolor y orgullo.
Las colinas son el fin de la tierra.
Cuanto más alto asciendes,
cuanto más los ves en la distancia.

Las colinas son nuestra miseria.
Las colinas son nuestro amor.
Las colinas son un grito, sollozando,
vete, llegar de nuevo.
Luz e inmensidad de dolor,
nuestro anhelo y miedo,
nuestros sueños y tristezas,
todo esto está en sus arbustos.

Las colinas son gloria eterna.
Siempre puesto en exhibición
el derecho a nuestro sufrimiento.
Las colinas están sobre nosotros.
Sus cimas siempre son visibles,
visible en medio de la oscuridad total.
Cerca, ayer y ahora
nos estamos moviendo por la pendiente.
La muerte es solo llanuras.
La vida es colinas, colinas.

Velocidad:
( Aún no hay calificaciones )
compartir con tus amigos:
Alexander Pushkin